jueves, 12 de junio de 2014

CLAUDIO DE ALAS

CLAUDIO DE ALAS
1886 - 1918
(colombiano)

UNA HISTORIA TERRIBLE

I

Sor Lirio era una monja de lánguida mirada,
con formas pubescentes y una blancura astral:
Sor Lirio regentaba, piadosa y resignada
la "Sala de San Bruno", en un viejo hospital...
Su blanca mano suave era solicitada
por todos los enfermos, para aliviar su mal...
porque Sor Lirio era cual una iluminada
que retrataba el cielo en su carita oval.
Su historia era una historia de todos ignorada:
pero las malas lenguas corrían el rumor
de hallarse entre las monjas por cuitas del amor...
Sor Lirio de estas cosas no dijo nunca nada;
pero terrible historia tenía ella guardada,
porque al oír los dichos prendíase en rubor.

II

...Y sucedió que un día -enfermo, macilento-,
a la Sala San Bruno, un buen poeta entró:
era un joven muy suave, lleno de sentimiento,
que a ja santa Sor Lirio el alma, cautivó...
Después de algunos días, tuvo el presentimiento
de algo inmotivado que la ruborizó,
pero a pesar de todo, con cariñoso tiento,
como a ningún enfermo, Sor Lirio lo cuidó.
Tan milagrosas fueron sus manos de alabastro,
tanto su santa boca a Dios encomendó,
que prodigiosamente el bardo mejoró.
Pero las malas lenguas -que siempre buscan rastros-
murmuran que Sor Lirio, en una noche de astros,
por su piedad vencida, con el poeta huyó...

III

Las monas, desde entonces, refieren el pecado,
diciendo que el poeta era un endemoniado...
¡Embajador del diablo! ¡Espíritu del mal!
Y agregan que Sor Lirio se encuentra condenada...
Pero en la faz de todas surge una llamarada
si algún poeta enfermo penetra al hospital.

1 comentario:

  1. Este es otro poema que ha vencido el paso del tiempo y su popularidad permanece como si fuese escrito hace una semana, aunque ciertamente con su vestidura de su primer espacio de tiempo...

    ResponderEliminar